Contenido
Elija un idioma
Up to date on: 1.10.2007
Provided by: Universidad Politecnica de Madrid

AGNITIO: UNA IDEA DE NEGOCIO   

 AGNITIO S.L. es una spin-off de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) dedicada al desarrollo de productos biométricos y soluciones para la gestión y verificación de la identidad, utilizando la tecnología más avanzada de biometría de voz.

El equipo gestor de AGNITIO ha aportado a la compañía la mezcla perfecta entre experiencia en la tecnología (15 años desarrollando aplicaciones de biometría de voz) y de gestión empresarial (15 años gestionando firmas de alta tecnología).

AGNITIO está actualmente desarrollando productos y soluciones principalmente para dos sectores:

  • Policía e Inteligencia. Las soluciones de AGNITIO están específicamente diseñadas para la verificación de la voz en aplicaciones forenses, por lo tanto es el suplemento ideal para otras herramientas y métodos acústicos forenses. Estas soluciones están ya instaladas en laboratorios forenses, agencias de seguridad y laboratorios de criminología por todo el mundo.
  • Centralitas telefónicas. La tecnología de verificación de voz de AGNITIO ofrece a las centralitas telefónicas una solución completa para la verificación automática de la identidad del interlocutor.

Durante su corta vida ha recibido las siguientes distinciones entre las que destacamos: el premio al mejor plan de empresa presentado a la I Competición de creación de empresas de la UPM, el Premio Red Herring que reconoce a AGNITO como “una de las cien empresas más prometedoras  a la vanguardia en tecnología de 2007” y el premio del 2007 del Speech Industry Award en el área de Speech Security otorgado por la Revista Speech Technology Magazine. 

DESCRIPCIÓN DEL CASO DE ÉXITO   

La manera en que una idea se convierte en una empresa es siempre algo único y dependiente de múltiples factores. Justamente una de las dificultades del trabajo de apoyar y fomentar el nacimiento de nuevos proyectos empresariales es que no hay reglas prefijadas y hay que estar atentos a las peculiaridades de cada uno. Agnitio, antes de que ese nombre siquiera hubiera aparecido en nuestras bocas, empezó a gestarse en 2003, cuando Joaquín González y Javier Ortega, directores del Área de Tratamiento de Voz y Señal de la UPM (ATVS), equipo de la E.U.I.T de Telecomunicación, se dieron cuenta que la tecnología biométrica de reconocimiento de locutor, que habían venido desarrollando en los últimos 15 años, estaba suficientemente robusta y era requerida por numerosas organizaciones para su implantación. Este es el primer punto importante a la hora de entender la evolución posterior de Agnitio: la actividad investigadora del ATVS les había llevado a un nivel de madurez cercano al producto terminado (ya funcionando en alguna institución como la Guardia Civil); y sus contactos a una incipiente red comercial.

La segunda característica, y de gran importancia en el éxito de esta aventura, fue la decisión de los socios de acudir en la búsqueda de otros socios con una experiencia probada en la gestión de empresas de base tecnológica. Por medio de contactos personales llegaron a contactar con otros tres emprendedores a los que entusiasmó la idea y que provenían de diversas empresas en las que habían dirigido grupos de I+D, ingenierías y de desarrollo de negocio y con experiencia internacional.

La claridad y rigor en la planificación son cuestiones muy importantes a la hora de iniciar una aventura como esta. La ayuda que presta el programa de la UPM está muy bien organizada, explicitada y con fechas muy concretas.

Sus emprendedores lo explican así: "Con todos estos ingredientes más nuestro dinero y el de nuestras familias y subvenciones como la del Proyecto NEOTEC del CDTI, AGNITIO ya está en marcha. Con ventas en USA y Europa y con una cartera de clientes que garantizan ventas en para este año según lo previsto en nuestro plan. Creemos que la primera fase de inicio se ha superado con éxito, y estamos entrando ahora en la siguiente de consolidación y crecimiento que nos puede llevar un par de años. Y esperamos seguir contando con la ayuda de la UPM a veces crítica, a veces discreta, pero siempre necesaria".